Este proyecto de adecuación de la vía Al-3307 cuenta con un presupuesto de 807.808,29 de euros

El portavoz municipal, José Francisco Rivera, ha subrayado que “estas obras aportarán soluciones estructurales a las deficiencias que presenta esta arteria de comunicación”

Los trabajos se acometerán en dos fases, una primera donde las actuaciones consisten en la ampliación de las obras de drenaje con implantación de nuevas tajeas consistentes en marcos de hormigón armado, así como la mejora de algunos de los badenes inundables existentes

En una segunda fase, “se llevará a cabo la construcción de las cunetas, el refuerzo del firme de la vía, y los trabajos de seguridad vial y señalización que implicará una mejora en la circulación para el tráfico rodado”, ha remarcado el portavoz municipal

 

El gobierno local de El Ejido ya ha iniciado las obras de adecuación de la carretera de San Silvestre, una vía que suele presentar serios problemas para el tráfico durante los episodios de lluvias, debido a la acumulación de aguas de escorrentía y los sedimentos que dejan las ramblas sobre la calzada, comprometiendo seriamente el buen nivel de servicio de la carretera. Por ello se ha puesto en marcha este proyecto de adecuación de la carretera Al-3307 al que se ha destinado un presupuesto de 807.808,29 de euros.

El portavoz municipal, José Francisco Rivera, ha subrayado que “estas obras aportarán soluciones estructurales a las deficiencias que presenta esta arteria de comunicación”. Por este motivo, ha visitado la zona para supervisar personalmente los primeros trabajos que se están desarrollando y que contemplan una importante actuación en un tramo de más de 5 kilómetros.

Las obras se llevarán a cabo en dos fases, una primera donde las actuaciones consisten en la ampliación de las obras de drenaje con implantación de nuevas tajeas consistentes en marcos de hormigón armado, así como la mejora de algunos de los badenes inundables existentes. En esta primera fase, además, se contempla en algunos casos la modificación de la rasante de la carretera del entorno de alguna de las obras de drenaje, o la construcción de algún decantador arenoso a norte de la vía, así como la pavimentación de la parte de la vía afectada por estas mejoras de drenaje.

En una segunda fase, “se llevará a cabo la construcción de las cunetas, el refuerzo del firme de la vía, y los trabajos de seguridad vial y señalización que implicará una mejora en la circulación para el tráfico rodado”, ha remarcado el portavoz municipal.