El concejal de Agricultura realiza una ronda de contactos con los presidentes de las Juntas Locales para comprobar el estado que presentan las vías que requieren de mejoras para establecer un orden de prioridades y poder actuar así con la máxima diligencia posible

Francisco Pérez ha recorrido a lo largo de esta semana zonas como Balerma, Las Norias, Tarambana y Pampanico, Santa María del Águila y San Agustín y hoy ya ha finalizado las visitas en Almerimar y Guardias Viejas

Pérez ha recordado que “sólo en el mandato anterior se mejoraron un total de 100 caminos, para lo que se han invertido más de 10 millones de euros. Es por ello que nuestra intención desarrollar a lo largo de este mandato un nuevo Plan de Caminos que venga a mejorar el resto de tramos de la red municipal”

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de El Ejido continúa dando prioridad a materias tan importantes como la mejora y adecuación de las infraestructuras públicas, donde la remodelación y modernización de los caminos rurales del municipio ocupan un lugar prioritario de cara a mejorar no sólo la imagen de un campo en el que la agricultura es un ejemplo para Europa sino también su seguridad y funcionalidad. Por esta razón, el concejal responsable de Agricultura, Francisco Pérez, inició hace un par de semanas una ronda de contactos con los presidentes de las Juntas Locales para comprobar el estado que presentan las vías que requieren de mejoras para establecer un orden de prioridades y poder actuar así con la máxima diligencia posible.

El objetivo es muy claro, modernizar, cambiar la imagen y mejorar el estado de los caminos rurales de cara a garantizar a corto y medio plazo una malla viaria de la máxima calidad. De esta manera, ha recorrido ya zonas como Balerma, junto a Antonio Gómez; Las Norias, acompañado por Carlos Martín Loro; Tarambana y Pampanico con Salvador Aguilera; Santa María del Águila junto a Juan Carlos Brabezo; y San Agustín con Francisco José Esteban. Y hoy ha sido cuando el edil ha finalizado la ronda de comprobaciones en Almerimar y Guardias Viejas, acompañado por Inocencio Gabriel Manzano y Ángel Callejón.

Según ha explicado Pérez, “nuestra intención es completar a lo largo de este mandato un nuevo Plan de Caminos que venga a mejorar todos aquellos tramos que precisan de algún tipo de actuación ya sea pavimentación, acondicionamiento, reasfaltado, tareas de limpieza, señalización o drenaje en aquellos caminos que presentan mayores deficiencias”. El responsable local ha recordado que “solo en el mandato anterior se mejoraron un total de 100 caminos pertenecientes a toda la red viaria municipal para lo que se invirtieron unos 10 millones de euros”.

El responsable local ha hecho especial incidencia en que “esta inquietud responde a la línea de trabajo que iniciamos hace ya más de ocho años y que nos ha permitido mejorar, de manera importante, el aspecto y las condiciones de tránsito de muchos caminos que, siendo estructurantes y registrando un alto nivel de tráfico, no se encontraban en las mejores condiciones”.

En cuanto a la financiación, Pérez ha explicado que “emplearemos fondos municipales, así como nos apoyaremos en los recursos que se dispongan desde otras administraciones, ya sea la Diputación de Almería o la Junta de Andalucía, con la pretensión de cumplir los objetivos que nos hemos marcado de cara a los próximos años”.

El responsable local ha incidido en que «a través de estas actuaciones, se están consiguiendo mejoras directas sobre el tráfico rodado; al tiempo que se ofrece al exterior la imagen de un entorno agrario en el que priman unas adecuadas infraestructuras acordes a un sistema agrícola que constituye el epicentro de nuestra economía, innovador, a la vanguardia y que ofrece las máximas garantías de calidad».

Recordar que el municipio cuenta con un tejido viario rural que supera los 600 kilómetros, un importante entramado que se convierte en infraestructuras vitales para el desarrollo de la actividad agraria diaria. Es por ello que uno de los objetivos municipales, junto al tratamiento de los restos vegetales y la ordenación del campo, es precisamente continuar dotando al municipio de una adecuada red de caminos que, como se recordará, constituye una vieja demanda de los agricultores de la zona.