El Ayuntamiento de El Ejido, a través del área de Cultura, ha logrado la inscripción de la Colección Museográfica en el Registro de Museos y Colecciones Museográficas de Andalucía con el fin de difundir y promocionar el patrimonio histórico de la ciudad. Así se ha recogido hoy en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, a través de la consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, donde se especifica que autoriza al Consistorio a la creación de la Colección que se ubica en el Teatro Auditorio y acuerda que por la Dirección General de Innovación Cultural y Museos se procede a su inscripción en el Registro de Museos de Andalucía.

 El alcalde, Francisco Góngora, se ha mostrado muy satisfecho por este logro ya que la colección está creada y financiada 100% con presupuesto municipal del Ayuntamiento de El Ejido y va a suponer “dar a conocer a un público más amplio este relevante espacio cultural y turístico para que se pueda adquirir una visión más nítida del importante pasado ejidense”. Y es que El Ejido es una ciudad joven desde el punto de vista administrativo, pero que cuenta con al menos 5.000 años de historia.

 Cabe recordar que desde el Ayuntamiento ya se iniciaron los trámites pertinentes en el año 2015 a través de la consejería de Cultura para la creación de la Colección Arqueológica de El Ejido, aportando toda la documentación que se requería para el cumplimiento de los requisitos establecidos. Además, el alcalde recibió el pasado mes de mayo a la delegada de Cultura, Eloísa Cabrera, en el municipio para que conociera in situ la Colección, con el fin de constatar la idoneidad del espacio expositivo, el discurso histórico y la definición de los contextos culturales de las sociedades que habitaron en Ciavieja. Es más, en esta visita, tanto Delegación como Ayuntamiento mostraron su voluntad plena de continuar trabajando en la preservación del patrimonio ejidense que hoy se ha plasmado con la publicación de la inscripción en el BOJA.

 Es por ello que el alcalde ha precisado que “una de las prioridades de este equipo de gobierno de El Ejido es poner en valor el patrimonio histórico, por lo que nos esforzamos en conservar la notable riqueza patrimonial existente, fruto de las innumerables generaciones humanas que desde hace más de cinco mil años habitaron este territorio”. Además, esta difusión se va a hacer en dos dimensiones, por una parte, “la destinada al público escolar, de una manera didáctica, conscientes de que el mejor legado que podemos dejar a las generaciones futuras es su memoria histórica y por otra, mediante la integración de este espacio en la estrategia de desarrollo turístico del municipio creando importantes sinergias”, ha apostillado el primer edil.

Los fondos museísticos que integran la Colección Arqueológica de El Ejido tienen su origen en el hallazgo casual de un mosaico romano a finales de 1984. A raíz de ello, en 1985 se acometió la primera excavación arqueológico en Ciavieja, a la que siguió otra campaña en 1986. Además de la importante secuencia estratigráfica, las excavaciones registraron una gran cantidad de material arqueológico, parte del cual, incluyendo el mosaico romano, está depositado en la colección museográfica, que promovida por el Ayuntamiento de El Ejido desde el año 2015. Los materiales proceden en su mayoría proceden de Ciavieja, aunque también hay piezas de otros enclaves ejidenses, como Tarambana, Guardias Viejas, Onáyar o Cabriles.

El objetivo que va a suponer este importe paso que se ha conseguido con la inscripción del Museo es ayudar visualizar y difundir patrimonio histórico con el que cuenta el municipio; proteger y conservar los bienes que integran la colección; desarrollo, fomento y promoción de la investigación y de su especialidad; la documentación con criterios científicos de sus fondos; organización y promoción de las iniciativas y actividades que contribuyan al conocimiento y difusión de sus fondos; elaboración de publicaciones científicas y divulgativas acerca de las mismas; exhibición ordenada del material y el desarrollo de una permanente actividad didáctica de sus contenidos; fomento y promoción del acceso público al museo y a sus servicios culturales, de manera presencial y por medio de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, con especial atención a los grupos con dificultades de acceso y cualquiera otra función que se les encomiende por disposición legal o reglamentaria.

 “El conocimiento de la historia favorece la cohesión social y ayuda a comprender las circunstancias del presente. Valorizar la dimensión cultural, educativa y turística del patrimonio es, precisamente, el modo más eficaz de garantizar su conservación”, ha remarcado Góngora.

Proyecto Ciavieja

Recientemente el Ayuntamiento ha adjudicado a la Universidad de Almería el desarrollo del proyecto ‘Puesta en Valor del Yacimiento de Ciavieja’ que se enmarca en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) cofinanciado al 80% por Fondos FEDER en el marco del Programa Operativo Plurirregional de España 2014-2020 y al 20% por el Ayuntamiento. Sobre estos trabajos Góngora ha incidido que “el proyecto presentado por la UAL se adecúa perfectamente a los objetivos del Consistorio, ya que plantea un ambicioso programa que implica a un equipo interdisciplinar de investigadores que son la garantía de que el trabajo a desarrollar en Ciavieja alcanzará una calidad sin precedentes”. Compuesto por especialistas de ámbito internacional, incluye expertos en prehistoria del sureste de la Península Ibérica, arqueología romana, fenicia y púnica, urbanismo romano, arqueometalurgia, numismática fenicia, púnica y romana, antropología física y museología o estudio de carpología, entre otros, se encargarán de garantizar la correcta conservación y posterior musealización de los restos arqueológicos, en el equipo se integran dos especialistas en restitución consolidación de bienes integrantes del patrimonio histórico.

De modo que con este proyecto se va a evaluar el potencial científico, turístico y cultural de la zona arqueológica, avanzar en la comprensión de las sucesivas ocupaciones humanas que habitaron el lugar al menos desde el Tercer Milenio a.C., además de garantizar la conservación y valorización del enclave, identificando previamente los espacios más adecuados a ese propósito.