El Patio de Luces del Ayuntamiento de El Ejido acoge, como cada año por estas fechas, la exposición con los trabajos realizados durante el curso por la veintena de alumnos pertenecientes al Taller Municipal de Jardinería de Salud Mental, una iniciativa que cuenta con financiación cien por cien municipal y tiene la colaboración de la Unidad de Salud Mental Comunitaria de El Ejido que es quien realiza la derivación de los pacientes.

El alcalde, Francisco Góngora, ha visitado la muestra donde ha detallado que la finalidad de este programa “es favorecer la autonomía personal de los usuarios, convirtiéndose en un recurso terapéutico que contribuye de manera muy positiva a normalizar la vida de los alumnos y a integrarse socialmente”. Y es que, como ha dicho, “viene a servir de complemento a sus tratamientos, los mantiene activos y se sienten realizados, mejorando así su calidad de vida”.

Durante el recorrido, el primer edil ha estado acompañado de las ediles Almudena Martínez, Julia Ibáñez, Montserrat Cervantes, Delia Mira, Rosa María Martín y Beatriz Sánchez, junto a la monitora, María Luisa Martín, y la psicóloga del programa, Isabel Villegas. Allí Góngora ha explicado que este taller “contribuye a mostrar una imagen real y positiva del colectivo, que es capaz de llevar una vida totalmente normal en el día a día de su entorno”.

De este modo, el Hall del Ayuntamiento se convierte esta semana en un lugar de exposición de una gran variedad de plantas ornamentales del Vivero Municipal que han sido cultivadas y cuidadas por los propios usuarios. Y es que en el seno del taller se llevan a cabo labores de reproducción de una gran variedad de plantas de semillas, esquejes o por división, además de tareas de mantenimiento del invernadero y tratamientos fitosanitarios. Cabe incidir en que buena parte del trabajo de este taller se emplea en la decoración de rotondas, jardines y espacios públicos del municipio.

Góngora ha remarcado que “se trata de una iniciativa que está dando muy buenos resultados, de manera que hemos ampliado recientemente las instalaciones en el Vivero Municipal con un módulo”. Para ello se ha realizado la instalación de un nuevo espacio, con inversión municipal, para el desarrollo de actividades tanto de carácter colectivo como individual en el seno del taller, la adecuación de los accesos al mismo y la colocación de mobiliario. De forma que los alumnos pueden disfrutar de una infraestructura equipada y que cuenta con todos los requerimientos que precisan para la realización, también, de jornadas de esparcimiento y convivencia.

Cabe recordar que este programa, que se desarrolla de lunes a viernes en horario de nueva de la mañana a una de la tarde, se completa con otras propuestas como la realización de un taller de habilidades sociales y deporte en el Pabellón. A ello, hay que sumar las salidas anuales lúdico-culturales, además de charlas. Precisamente los fondos que se recauden de las ventas de esta exposición se revertirán en el taller, para estas actividades complementarias.

En esta línea la monitora ha destacado “el importante respiro familiar que supone esta actividad, además de los excelentes beneficios que les reporta al tratarse de una ocupación diaria. Se levantan, toman su medicación y se mantiene activos realizando una labor entretenida y muy didáctica”.

Para el gobierno local trabajar a todos los niveles y en todos los ámbitos en materia de concienciación, tolerancia e inclusión, así como en el respeto hacia aquellos colectivos y personas con diversidad funcional resulta fundamental de cara a luchar contra la estigmatización que todavía se da en la sociedad, especialmente con aquellas que padecen enfermedad mental y avanzar así hacia una sociedad más justa e igualitaria.