El alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, junto al concejal de Agricultura, Francisco Pérez, y el presidente de la Junta Local de Las Norias, Carlos Martín, ha comprobado el buen estado que presenta ahora este importante tramo viario

Las obras realizadas, en una superficie de 537 metros, completan las ya ejecutadas hace unos años en otro de los tramos de esta vía, concretamente el que enlaza con la carretera Autonómica A-1050

Gracias a ello, “no sólo se ha conseguido mejorar su aspecto sino también las condiciones del tránsito en un camino con que pertenece a la red terciaria y que, por tanto, registra un elevado tráfico” ha argumentado el regidor

El gobierno local de El Ejido se encuentra inmerso en su objetivo de seguir configurando una red viaria rural acorde al nivel competitivo del que presenta el sector productivo de la zona. Es por ello que si a lo largo de los últimos ocho años, se han rehabilitado más de 100 caminos de la malla municipal, una de las más extensas de la Comunidad Autónoma, en los próximos cuatro años se prevé llegar al resto.

Hace unos días finalizaban los trabajos de adecuación del camino de Aldenor y hoy le ha tocado al de La Molina C-74, ambos ubicados en el núcleo de Las Norias. El alcalde, Francisco Góngora, junto al concejal de Agricultura, Francisco Pérez, y el presidente de la Junta Local, Carlos Martín Loro, además de técnicos municipales, han comprobado el buen trabajo que presenta este tramo una vez que las obras han llegado a su fín.

Góngora ha dicho al respecto que “gracias a ello, no sólo se ha conseguido mejorar su aspecto sino también las condiciones del tránsito en un camino que pertenece a la red terciaria y que, por tanto, registra elevado tráfico”. Igualmente ha señalado que los trabajos han consistido en “el acondicionamiento mediante un recebo con material seleccionado de los márgenes de la carretera que estaban en mal estado. Se ha renovado el firme y se ha conseguido ampliar la plataforma en la medida que la geometría lo ha permitido. También se ha logrado proteger los márgenes de la calzada con la construcción de una berma de hormigón”.

Las obras realizadas, en unos 537 metros de trazado, completan las ya realizadas hace unos años en otro de los tramos de esta vía, concretamente el que enlaza con la carretera Autonómica A-1050 y que, tal y como se recordará, se realizaron bajo el paraguas del I Plan de Caminos, financiado en parte por TRAGSA.

Por último, incidir en que las tareas de mejora llevadas a cabo han permitido dotar a esta importante vía de circulación de las infraestructuras necesarias para facilitar unas mejores condiciones de acceso a las explotaciones agrarias de la zona, así como el tránsito por la misma hasta las centrales de manipulado y comercializadoras.